He vuelto a soñar contigo

He vuelto a soñar contigo.

Aparecías en la playa. En medio de las olas donde yo estaba buscando eliminar mi dolor. He sentido tu presencia y ha venido a mis labios tu nombre antes de verte. Estabas ahí contemplándome con tu mirada llena de una tristeza infinita. Parecías real, vivo, brillante de energía. Como siempre te he visto. Como siempre te siento. Me he acercado para darme cuenta de que no era así, tu parte de atrás estaba hueca, seca, comida por el fuego, con un hueco tremendo, convertido en roca por el dolor, oscuro, sin vida.

Te he abrazado buscando transmitirte esa energía de la vida que a mí me inundaba, brillante, vital, llena de luz, pero tú no respondías, te sumergías irremediablemente en la tristeza.
“Tienes que venir conmigo”, te decía, y tú te dejabas llevar, sin voluntad, hundido. Te he llevado a la cascada de la vida. Esa que a mí siempre me sirve porque arrastra con la fuerza de sus aguas cualquier rastro de dolor, malestar o tristeza que puedas sentir. Te he mantenido debajo, te has dejado hacer.

cascada de luz.jpg
Eras roca.
Mi querido caballero de la armadura oxidada se ha convertido en roca de tanto evitar el dolor, ha conseguido congelar su cuerpo y dejar de sufrir, pero también dejar de sentir, cualquier cosa.

Estas dejándote morir.
Porque dejar de sentir es morir. Porque vivir sin pasión es aletargarse para dormir permanentemente.

No puedes engañarme. Porque yo veo tu interior y puedo adivinar la llama de la vida que siempre te ha habitado, cómo, aun resplandece en tu interior. Puedo verla palpitar, aun está ahí, latiendo. Yo puedo reavivarla, lo siento, lo sé, pero tendrás que ayudarme.

Ven conmigo.
Dejemos que el agua del manantial nos acune a los dos. Deja que te abrace. Permíteme mecerte sobre mi pecho. Es tu lugar seguro. Permítete ser niño otra vez y sentirte a salvo entre mis brazos.

abrazoDebes llorar. Sé que te horroriza. Has olvidado que ese es el único camino para sanar, el sufrimiento es el otro lado de la vida, el dolor es la otra cara de la moneda del amor, no puedes esconderte del miedo, vas a conseguir convertirte en piedra, y dejar de vivir, buscando hacerlo sin dolor.

Las lágrimas permiten que el dolor salga de tí. Puedo hacerte sentir pero antes debes soltar tanto sufrimiento acumulado, tanto dolor, tantas batallas perdidas y otras muchas no luchadas. El camino de la renuncia deja cicatrices, amargas. El agua salada sana. El sudor, las lágrimas y el mar son el camino para curar las almas que sufren.

Ven a mis brazos, respira mi aliento, piérdete en mis ojos, siente la vida, vuelve a ser tu, vibrante, luminoso, sonriente.

 

Anuncios

¿Que alimenta tu árbol?

arbol

En el centro de cada persona crece un árbol, un árbol fuerte que sostiene el cuerpo y el alma de cada uno.

Es en este lugar donde habita una araña, una anciana tejedora que crea una malla de hilos de amor y alegría en los que cada persona baila, sueña y disfruta. A veces la araña se muestra como una vieja arrugada que parece no saber nada, sin embargo todo lo sabe y todo lo ve.

Pero ocurre que en ocasiones, en el interior de las personas que sufren, crece una babosa que se come la raíz y seca el árbol. Las babosas siempre tienen sed y hambre de esencia, anidan en los árboles más débiles, esos que ya tienen dificultades para hacer la fotosíntesis de las emociones.

arbol chiquito

Por eso cuando en el alma de una persona anida una babosa, que se va haciendo fuerte absorbiendo la sabia que representa el alimento y la vida para el árbol, lo que muere en ella (proyectos, ilusiones, amor) se queda enquistado y se cierra al flujo de la vida hasta que poco a poco, la va secando por dentro hasta dejarla petrificada.

La babosa del alma tiene muchos nombres, existe desde el principio de los tiempos pero en las últimas décadas se ha convertido en una plaga.

Hay un lugar cercano al Edén donde nació una mujer capaz de acabar con las babosas del mundo. Esa anciana sabia me contó que en el interior de cada uno residen las claves para reconocer la babosa interior y acabar con ella.

Hay babosas chicas, que se esconden entre los hilos de la vida y que pueden eliminarse con un poquito de destreza en desatar los nudos del alma. La anciana recomienda buscar el origen del hilo, sea este del color que sea, ese que la araña tejedora sembró en tu interior e ir tirando y tirando hasta deshacer el enredo. Sueltos los nudos la vida fluye de nuevo.

Pero hay otras babosas grandes y gordas, alimentadas de miedos profundos y esas, son imbatibles solo desanudando los líos. A esas hay que hacerles frente con la táctica con la que Atenea usó contra Medusa, ¿la recuerdas?. Le cortó la cabeza de cuajo. Esa cabeza cuyos ojos petrificaban a todo el mundo que los contemplaba y que luego fue usada por grandes guerreros como arma invencible contra sus enemigos. Hacer frente a tus miedos es en muchas ocasiones el único camino para restaurar tu flujo interior que alimenta la vida

Una playa para renacer.

Para Meditar solo es necesario concentrarse en la respiración y dejar de pensar.

Parece fácil pero no lo es.

Cuando llevas un rato completamente inmovil, eliminando todos los pensamientos que se empeñan en entrar en tu mente una y otra vez, puedes entrar en un estado similar al que alcanzas justo antes de dormirte, ahí está el truco, detenerte en ese momento y no dormirte ni despertar del todo.

Comienzan a aparecer imágenes, en ocasiones el inconsciente se hace dueño de tu mente, solo tienes que dejarte llevar.

Esta mañana mi subconsciente me ha llevado a ver amanecer en una playa. Una extraña playa desierta, de arena muy muy fina y completamente blanca, demasiado grande y demasiado llana para ser real. En el horizonte aparecía un sol rojo que desplegaba sus primeros rayos sobre una playa desierta, arrancando destellos brillantes a las olas y reflejos dorados a la arena.

Yo solo observaba.

Podía respirar la calma, inspiraba paz y disfrutaba del momento hasta que has aparecido tú.

Mi subconsciente me tiende estas trampas, a veces, no siempre, no estaba dormida pero casi, venías a caballo, como en tu sueño. Y tenías muchas ganas de correr, demasiado rápido para mí.

Rebosabas vida, alegría y sonrisas.

Menos mal que me llevabas abrazada, y entre tus brazos no sentía miedo, porque ese caballo era demasiado nervioso para mí.

Después de una gran carrera, cuando el sol ya calentaba y la espuma del mar brillaba, como si rompiese las olas con purpurina, te has empeñado en bañarnos.

El agua estaba fría, no demasiado, pero lo suficiente para erizarnos la piel.

Hemos nadado, hemos jugado, hemos reído para acabar abrazándonos y besándonos.

Y eso ha sido lo más extraño.

Al acariciarnos, de nuestra piel se iban soltando como costras, a pedazos se iba cayendo como una segunda piel, dura rígida que se soltaba en el mar con cada ola, con cada caricia, con cada beso….para continuar acariciándonos sintiendo mucho más intensamente. ¿puedes adivinar el significado querido Caballero?

Si no sales al bosque 

Si no sales al bosque, jamás ocurrirá nada,
y tu vida jamás empezará.

-No salgas al bosque, no salgas -dijeron ellos.244afe07010337de6d3dba5686c6f1b9
-¿Por qué no?, ¿por qué no puedo salir al bosque esta noche?
-En el bosque habita un lobo enorme que se zampa a las personas como tú. No salgas al bosque, por lo que más quieras, no salgas.
Pero, naturalmente, ella salió al bosque. Y, como era de esperar, se encontró al Lobo.
-¿Lo ves? Ya te lo decíamos -graznaron-.

-Dejadme en paz, zopencos. Esta es mi vida -replicó ella-, tengo que salir al bosque y encontrarme con el lobo. De lo contrario, mi vida jamás comenzará.
Pero el lobo que ella encontró había caído en una trampa. Se había atrapado una pata en un cepo.

-¡Socorro, auxilio! ¡Ayúdame y te daré una recompensa!
Porque eso es lo que dicen los lobos en esta clase de cuentos.

-¿Y cómo se yo que no me harás daño? -preguntó ella, pues su misión era hacer preguntas- ¿cómo se que no me matarás y me dejarás reducida a puros huesos?

-Mala pregunta -respondió el lobo-, tendrás que confiar en mi palabra. Solo hay una pregunta que merece la pena hacer, hermosa doncella. ¿Dónde está el alma?
-Oh, lobo. Voy a correr el riesgo. ¡Vamos allá!
Abrió la trampa, sacó la pata del lobo y la envolvió en hierbas medicinales.
Pero como había leído demasiados cuentos que no debía, dijo:
-Bueno, ya puedes matarme, anda, acabemos de una vez.

Pero no fue eso lo que ocurrió. En su lugar, el lobo apoyó una pata en su brazo:
-Por dejarme vivir, te ofrezco vivir como nunca has vivido. -Se arrancó una pestaña y se la ofreció- Úsala, y procura ser sabia. Recuerda que solo existe una pregunta que merece la pena hacer, ¿dónde está el alma?

Y así la doncella regresó a la aldea, alegrándose de estar viva. Y a partir de entonces, cuando alguien le decía “quédate aquí y cásate conmigo”, “haz lo que yo te digo”, o “puedes hacer lo que quieras, pero que quede en secreto, que nadie se entere”, ella miró a través de la pestaña del lobo y comprendió sus motivos como jamás los había visto. Vio que el carnicero al pesar la carne pesaba también su pulgar. Vio que su pretendiente no le convenía para nada. Y de esta manera se salvó, no de todas, pero si de muchas desgracias.

218c6e83aaaaebde9f05188898bc88d0Pero además, no solo vio al astuto y al cruel, sino que el corazón se le hizo inmensamente grande. Vio a los que eran buenos y se acercó a ellos, encontró a su compañero y vivieron juntos todos los días de su vida, vio perplejidad por debajo de la cólera y se apresó a disiparla, vio amor en los ojos de los tímidos y se inclinó hacia ellos, vio el sufrimiento en los callados y provocó su risa, vio fe en quien afirmaba no tenerla y la alimentó con la suya. A través de la pestaña del lobo vio todas las cosas: las que estaban contra la vida, y las que estaban a favor de la vida. Todas las cosas que solo pueden verse a través del corazón.

Así descubrió que el lobo es la más sabia de las criaturas. Y cuando lo oímos aullar, tan solo pregunta: ¿dónde está el alma?
Sal al bosque, sal enseguida, sal enseguida. Si no sales al bosque, jamás ocurrirá nada y tu vida jamás empezará.

Clarisa Pinkola Estés

 

El sueño de una sirena 

Se que eres un humano, nadie es perfecto, pero debes ser consciente de que te has convertido en el capricho de una Sirena y eso tiene sus consecuencias.

Puedes resistirte. 

Seguro que lo harás.

La vida siempre impone sus reglas, especialmente a los que intentan ser leales. 

No importa. 

Te esperaré, sabes que el tiempo es solo un concepto cuando se tiene la certeza de que nunca se acaba.

Esperaré el momento adecuado, ese que tu elijas, para rodearte el cuello con mis brazos, para envolverte en un perfume jamás conocido y seducirte con palabras, convenciéndote de que te amo y que tu lugar está junto a mi.

Puedes resistirte.

Seguro que lo harás.

Hasta que estés tan cansado, exhausto de vida pálida, que no puedas más, y entonces solo entonces, te asomarás sobre el mar y me llamarás.

Te estaré esperando, siempre allí, porque voy a estar en todas partes. 

En mis brazos tu sed de sueño quedará saciada.

Y volverás a la vida. 

Esa vida intensa,  completa,  plena. 

Esa vida que añoras porque hace vibrar cada célula de tu ser.

Esa que te lleva a despertar con una sonrisa y saborear cada instante.

Esa que no puedes conseguir sin tu bruja. 

Muchos besos mi amor.

La doctrina de la C

Hay días en que lo importante es apuntarse a la doctrina de la C

¿la conoces?

Tendrás que elegir, en cada momento, tú decides.

Desde el primer rayo de luz del día podrás escoger solo ver, mirar, o avanzar un poquito y admirar. Pero también puedes adoptar una actitud centrada en la belleza, buscando el lado positivo de las cosas, y elegir  CONTEMPLAR.

Habrá días en que las ganas te abandonen, no importa, si las fuerzas no te acompañan, no hagas caso, comienza a caminar, el camino surgirá, la energía volverá a tu cuerpo y este parecerá que despierta de un largo letargo, elige siempre CAMINAR.

Y deja volar tu imaginación, suelta las trabas, esas que te mantienen atado a la realidad, deja fluir tu pensamiento, baja la guardia y comienza a disfrutar realmente de tus sueños, el mundo que debes CONSTRUIR comienza a tomar forma. Dibújalo, perfílalo, dale forma y color, constituirán tu horizonte. Nunca dejes de CREAR.

Y CREER. Aunque la vida te haga dudar, las personas que te rodean intenten hacerte volver a la oscura realidad, cuestionar tus principios, tus sentimientos y hasta tus objetivos. No apagues tu luz, No las escuches, tu voz interior sabe donde te diriges, hace tiempo que marca tu camino. Porque creer en ti y en tus objetivos te hace CRECER.

Crecer como persona, crecer para alcanzarlos, para mejorar, crecer para acercarte más al modelo que quieres ser.

20170807_124217 Nunca olvides que esta vida es un CAMINO. Esta en tu mano disfrutar de cada paso.

CORAJE

Tengo que confesar que en ocasiones me persiguen algunas palabras.

Esta semana la palabra CORAJE ronda continuamente en mi mente.

La palabra coraje deriva de cor, corazón en latín y éste del griego kardiá, aún cuando se adaptó la palabra del antiguo franco “corage” al castellano (coeur=corazón en francés actual).

Tener coraje es sinónimo de tener valor, de “echar el corazón por delante”. Colocar la energía y la acción delante de forma que tire de tu vida, de tus acciones.

La semilla de mi pequeña obsesión con esta palabra la plantó una señora con demencia senil cuando le daba el pésame a una amiga en el funeral de su madre. La miro directamente a los ojos diciéndole ‘hija mía, hay que tener mucho coraje para seguir adelante, pero tú ya lo sabes, tu vida no ha sido fácil, la de tu madre tampoco. Ella te enseñó cómo hacerlo”

En pocas ocasiones he tenido la oportunidad de presenciar una escena tan emotiva y un mensaje tan profundo y certero. Pero las personas con principio de demencia muestran en ocasiones esa puntería tan precisa. Hablan desde el corazón, sin más motivación que la propia emoción que sienten y que transmiten sin filtro de ningún color.

Y dan diana.

De corazón a corazón.

Hay que tener coraje.

El coraje de aprende en casa y de la vida.

Y se demuestra en la lucha de cada día.

Coraje es lo que necesitamos para superar una perdida, coraje es lo que nos hace avanzar cada día con energía, coraje para luchar contra los problemas.

Ese coraje que inyecta Vida a nuestras acciones cotidianas.

Hagamos caso a nuestros mayores,  esos maestros de la escuela de la vida y tengamos valor para levantarnos cada mañana y luchar con coraje por nuestros ideales.

coraje

Escribir es crear. Escribir es crecer. Las palabras construyen una realidad. Mis palabras crean un mundo especial en el que tu y yo podemos sentirnos felices. ¿te apuntas ?